Alternativa Ciudadana

NERVA,
SALUD Y DIGNIDAD

Proyecto de Ampliación del Vertedero de Nerva

La ampliación del Vertedero de Nerva, junto con las nuevas instalaciones previstas en él, lo que pretende es vendernos la idea de que la actividad del complejo busca la “economía circular” y una mejor gestión, control y reutilización de residuos. Sin embargo, tras esa capa superficial de “buenas intenciones” o “mejores técnicas disponibles” se observa que la verdadera intención es aumentar en gran medida la capacidad de almacenar más residuos, tanto tóxicos como peligrosos.

Nerva, no sólo poseerá un vertedero de más capacidad, con nuevos residuos amontonados sobre los actuales, sino que igualmente será un “mercadillo de los residuos”, pues se busca el recibir y el vender algunos residuos como subproductos, tras ciertos tratamientos en las instalaciones que son también contaminantes.

¿Qué quedará en Nerva?

Más tráfico pesado (traerán y llevarán residuos).

Los residuos con los que ya no se pueden hacer nada con ellos, los peores. Estos residuos se quedarán en los nuevos ampliados vasos de por vida.

Todo este proyecto, por el hecho de contaminar más, necesita nueva Autorización, ya que el proyecto reconoce:

Dos nuevos focos de emisión a la atmósfera.

Nuevos puntos de vértidos al río Tinto.

Generación de nuevos residuos peligrosos y mayor consumo energético.

Por todo lo anterior en definitiva, nos enfrentamos a:

Más olores, valorados como insoportables.

Más molestias acústicas.

Más contaminación del suelo y de las aguas.

Más riesgo en el tráfico.

Más riesgo al medio ambiente y a los vecinos y vecinas.

Todo esto, en unas instalaciones que no llegan ni a 1 kilómetro de distancia del núcleo urbano y en un entorno protegido como Bien de Interés Cultural.  

¿Dónde está la Utilidad Pública o el Interés Social tras tantos años?